Tenía 18 años y la certeza de que era eso lo que más le gustaba. Compraba y vendía mariscos para ganar algo de dinero. Apenas partió, tuvo la inquietud de buscar el modo de vender más, de agrandar su negocio, y le dio en el clavo con una idea brillante, “pensando en cómo aumentar mis ventas, un día se me ocurrió pedir permiso para entrar a vender a una peluquería en Vitacura, porque me di cuenta de que había harto auto nuevo estacionado afuera, era el año 2000. Me dieron permiso y me fue increíble. Ahí descubrí este nicho nuevo de las dueñas que los viernes y sábado se estaban peinando”,  cuenta y agrega que “en el año 2001 ya vendía $300.000 diarios, unos $500.000 de ahora, imagínate, vi una mina de oro. Juntaba esa cantidad el viernes y el sábado. Era una locura de ventas. Empecé a almacenar a los clientes, a hacerme una base de datos, y los llamaba en la semana. Así, cuando no los veía el fin de semana, los llamaba y les ofrecía los mariscos, les tomaba los pedidos y contraté a un repartidor en moto para que llevara a domicilio”, recuerda.

En ese tiempo, sus inicios, el respaldo económico vino de la familia. Fue su abuela quien lo ayudó, le dio sus primeros créditos y también fue quien le prestó el cheque de respaldo para comprar el primer congelador.

 

El secreto del éxito

 

10699834_767763579931805_1319860906426149400_oDesde el principio las ideas para aumentar las ventas nunca faltaron. Recuerda que durante su camino diario a la Universidad del Pacífico, donde estudiaba Ingeniería Comercial, se dio cuenta de que en la esquina de las calles Estoril con Avenida Las Condes se hacía mucho taco, “y se me ocurrió mandar a hacer unos volantes ,impresos en un color no más. Contraté gente de la calle que repartía en supermercados y los puse a volantear, ¡y no me paró de sonar el teléfono!, me acuerdo que dije ‘aquí está mi nicho’”. Este aumento de clientes le dio la posibilidad que esperaba… crecer. Comenzó a agrandarse, hizo página web en 2005 y logró profesionalizarse en 2006, inaugurando su primer local en Vitacura en agosto y el segundo en Avenida Ossa en noviembre de ese año, donde hoy se ubica la casa matriz. Más tarde vino el call center para recibir los pedidos.

El bichito del negocio no duerme para Pedro Perrier. En esos años también puso una discoteque en Puerto Varas, negocio que pudo realizar gracias al dinero reunido con las ventas de mariscos. Hasta hoy este emprendedor mantiene negocios en otros rubros -importaciones y construcción-, pero nunca ha descuidado este negocio, que supervisa de manera personal: “yo soy bien metiche, me gusta la cocina, siempre estoy dando ideas y estoy metido en todo el proceso, desde la compra. Entonces, si encuentro que un queso es mejor que otro, cambio la receta, no me hago problema. De todas maneras trabajo con dos chef, que están en los dos lugares donde procesamos”.

Ser busquilla, implementar ideas creativas para darse a conocer y para tener más clientes, ser constante y trabajar 24/7 “elevado a 365”, como dice Pedro, son algunas de las acciones que lo llevaron al éxito. “Es algo innato, que he desarrollado solo. Conozco este negocio como la palma de mi mano, lo amo, es mi vida. Junto a mi familia. Yo lo cree… Por eso funciona tan bien. Además, tengo buen ojo, me programo bien. Es raro que bote un ceviche, porque sé calcular la venta. Es un talento en un 90% y tengo un sistema que me ayuda. Tengo maquinas modernas, gente capacitada y muchas ideas”, explica.

 

Palabras claves:
- Innovación: En mi historia todo fue innovar. La publicidad en la calle, el llamado directo a las clientas, la calidad de los productos, la novedad de los platos preparados y los precios, siempre más bajos que en el supermercado. Hasta mi página de Facebook fue innovadora, mi cuenta de Cantabria es de 2011, cuando las empresas no publicaba ahí.Para mí innovar es cambiar, mejorar, adaptarse. Es parte del día a día, siempre busco cosas nuevas, proyectos nuevos, productos nuevos, formas de publicidad nuevas… soy innovador pero me gustaría tener más tiempo para desarrollar todas las ideas que tengo.
- Renovación: Me gusta renovar el negocio y buscar nuevas fórmulas para hacerlo. Acabo de cambiar la imagen completa de los locales, tengo marcas nuevas, nuevos formatos para re encantar al cliente y acercar la marca al consumidor. Por ejemplo, me di cuenta que es muy bueno tener productos novedosos e incluso productos elaborados, ya nos solo el congelado. Por eso lo incorporamos y le facilitamos la vida a las personas. Tenemos el producto terminado, porque el mercado ha cambiado, hace años nada era abrir y servir, no era tan americano. Hoy somos más cultura gringa. El cliente ha cambiado y yo me he ido adecuando. Esa es también una innovación, la comida preparada. Tenemos el aperitivo que es la ostra o el ceviche, pasando por el plato de fondo, hasta el postre. Eso antes yo no lo hacía. Solucionar el tema completo.
- Información: Este es otro de los pilares que considero fundamental. Como siempre tengo productos y recetas nuevos, me preocupo de informar todo eso en la página web, que los vendedores lo sepan y que estén en las exhibiciones. Mantengo a los clientes informados, les mando mail. Cuando abrí el local nuevo, se llenó el primer día, porque hubo información. La gente me conoce.
- Constancia: He sido constante y perseverante. Hubo veces que no tuve para pagar nada, he estado cero peso, pero ser constante es la clave de la innovación. La perseverancia, el siempre ir empujando el bote, aunque venga la ola encima, siempre echarle para adelante, eso es parte de nuestra innovación. Por ejemplo, el peluquero de la peluquería donde pedí permiso para vender vino a la inauguración de mi tienda y me decía, “eras constante, nunca fallaste”. En esaépoca compraba los mariscos a distribuidores, no me daba ni para ir a la playa, compraba de a kilo. Antes me movía para obtener buenas precios, ahora tengo gente que me vende directo a mí.
- Familia: Tengo una familia que me entiende. Me saqué el loto con mi mujer y le ayudo en todo lo que puedo. Ella me da la tranquilidad para trabajar, que es importante porque uno sabe que la casa está en orden y tranquilo. Tenemos tres hijos, uno de nueve años, uno de dos y uno de tres meses.
- Futuro: A futuro mi plan es dormir (jajaja), no, mejorar. Esa es la idea. En diciembre vamos a llegar a 70 personas en los locales, porque se dobla el personal más los promotores. Diciembre y Semana Santa son las épocas con más demanda y vamos a estar preparados. También tengo otros negocios, importo motos de agua y lanchas de EE.UU., y mi último emprendimiento es la construcción, ya hice mi primera casa y ahora voy por la segunda. Esas son palabras mayores, pero bien, si me fue bien en la primera…
- Redes sociales: Por ahora me he dedicado a Facebook y como soy hiperactivo, me gusta manejarlo solo. No paro de publicar. Pongo las ofertas, hago concursos y respondo a los clientes. Le pongo a todo me gusta, nadie lo haría mejor que yo.

 


Compartir

0 Comentarios

Comenta →

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>