Viajes y conciertos

Para los fanáticos, los viajes son la mejor excusa para ir a un concierto, recital o aprovechar de comprar música o instrumentos. Esa tentación imperdible, el placer culpable. Aprovechamos las entrevistas para preguntarle a algunos de nuestros protagonistas por esa escapada musical especial o esa anécdota viajera digna de contar.

Es el caso de Giancarlo Truffello, quien ha escuchado a sus bandas favoritas en recitales en Chile y el extranjero. Cuando viaja,  se informa de los recitales en cartelera para no perderse algo interesante. Uno de esos recuerdos es un viaje a Nueva York por trabajo en el que se le ocurrió comprar boletos por internet para un concierto de Rush en el estadio de los Celtics, en Boston, se compró una polera y partió solo en un viaje de cuatro horas de ida y cuatro de vuelta. Fue por la noche y volvió a reanudar su trabajo en NY. Eso es ser fanático.

Otra historia recopilada en estas entrevistas es la del Dr. Pablo Villanueva, neurocirujano de la UC y compañero de Ignacio Cortínez en su banda. Fanático del grupo californiano Cake, y sobre todo de su bajista, también partió desde Boston en un viaje de tres horas a un pueblo muy chico, solo. Después del recital se fue a un bar al que después de un rato llegó Cake. La suerte hizo que los conociera y pasara una entretenida velada conversando de música con ellos. “Fue muy choro, resultó que el vocalista estaba muy involucrado con Chile porque era bien ambientalista, con el tema de la Patagonia y la capa de ozono, así que tuvimos tema. Lo divertido es que durante el recital me di cuenta de que el bajista me encantaba era lo más fome que hay, no transmitía nada. ¡Una lata! y él no fue al bar. Entonces, al irnos les pregunté si el bajista era el mismo de siempre… me contaron altiro que sí, que era espectacular y que para ellos era la base, y que gracias a él existían. El vocalista me dijo: ”Es súper importante que una banda tenga buen bajo”, y yo le dije “yo soy bajista, el problema es que yo no toco tan bien”… me miró y me dijo: ‘Sigue intentándolo’, jajajajaj. Nunca me voy a olvidar”, recuerda.

Crucero de Kiss

Pero sin duda lo más anecdótico fue el viaje de Juan Pablo Reitze, quien vivió la experiencia de hacer el Kiss Cruisse, un crucero temático de Kiss. Para profundizar en el tema, le hicimos una entrevista.

- ¿Cómo supiste de este crucero?

– Estábamos con mi hermano Hernán sentados en un recital de Motley Crue, esperando que salieran a tocar, y a mi hermano le llega un twitter del fans club de Kiss (Kiss Army) con esta invitación e idea loca de un crucero temático con Kiss abordo. Al principio pensábamos que era una broma o una estafa de alguna agencia trucha. Nos pusimos a investigar sobre la seriedad de este viaje, averiguando la veracidad de la agencia que estaba organizando este crucero, y resultó que todo era verídico. Nos contactamos con la agencia y nos inscribimos para el crucero.

- ¿Qué fue lo que más te sorprendió durante el viaje?

– Lo que más me sorprendió de este viaje fue lo relajado del ambiente del crucero, dentro de todo. Vimos a varias familias con sus hijos. También me sorprendió las distintas islas que recorrimos, un paraíso todo, daban ganas de quedarse por varios días más.

- ¿Cuántos días fueron y qué recorrieron?

– Fueron cuatro días, partiendo en Miami y recorriendo distintas islas en Las Bahamas.

- La pregunta del millón: ¿viste a Kiss?

– Cada check in del crucero te permitía a tres cosas: dos shows de Kiss y una foto con ellos.  Un show fue unplugged, en la terraza del crucero, y el otro en el arena que tenía una capacidad de aproximadamente 1.500 personas. Ahí estuvimos en la cuarta fila.

No solo vimos a Kiss sino que a otras bandas más, como Skid Row que también me gusta.

- ¿Lo recomendarías?

– Totalmente recomendable, eso sí es para personas que realmente les gusta esa banda.

 

- Cuéntanos algunas actividades que te parecieron entretenidas

– Los dos shows de Kiss fueron muy buenos, entretenidos, muy íntimo, porque no eran shows masivos. Tomarse la foto con ellos también fue espectacular. Hubo varias fiestas también, de disfraces, de pijamas, etc. Yo diría que haber estado con mi señora, mi hermano y su señora en este ambiente fue uno de los mejores regalos que me he dado, fue un regalo de los 40 años.


Compartir

0 Comentarios

Comenta →

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>